La historia de la fibra de carbono

La fibra de carbono es un tejido muy fuerte, con resistencia, duradero y flexible. Lo encontramos en forma de telas o fieltros y, además de su resistencia, destaca su estética sofisticada y su poco peso.

Hoy en día sabemos que la fibra de carbono es obtenida de otro material llamado poliacrilonitrilo, que está formado por unas hebras muy delgadas de carbono que son conjugadas para la elaboración de un hilo con varias hebras. Una vez lo tenemos así, se coloca sobre un recipiente y se le cubre con una sustancia como puede ser la resina o el plástico para pegar estos hilos que han sido tejidos y proporcionarles formas diferentes según sus utilidades. La fibra de carbono está cada vez está más presente en nuestro día, en cualquier tipo de productos. En nuestro blog podrá encontrar muchas información y productos que te sorprenderán…

Un poquito de historia…

Fue en los 60 en Japón, cuando se produjo esta fibra a partir del poliacrilonitrilo que contenía más del 50% de carbono. Pronto comenzó a utilizarse en el año 1963 en Reino Unido para la creación de aeronaves.

Luego, la empresa Roll-Roys lo utilizaría para la fabricación de motores para aeronaves, pero consiguió unos resultados catastróficos por su alto coste y la calidad media, motivo por el que la empresa Courtaulds se convertiría en fabricante exclusivo del producto. Tiempo después lo fue mejorando y usándolo en el sector aeroespacial y también en el deportivo.

Con el tiempo, la fibra de carbono comienza a utilizarse en ámbitos industriales muy diferentes: automovilístico, embarcaciones, piezas para la aviación y naves espaciales, bicicletas, cañas para la pesca, mástiles para embarcaciones, aspas en molinos de viento para conseguir energía eólica y en un largo etcétera.

Para la creación de coches se utilizaba el acero, hasta que se dan cuenta de que si se utiliza la fibra de carbono se reducirá, casi la mitad, su peso, lo que hará que se comiencen también a fabricar motores de menores dimensiones. Esta fibra es más potente que el acero, con igual capacidad para resistir frente a las agresiones y, tal y como hemos visto, más ligera que el aluminio. Al ser el coche más ligero, podrá aumentar la velocidad y reducir la cantidad de combustible, por lo que se minimizan los gases de efecto invernadero y las emisiones, algo muy positivo para el medio ambiente.

Un material nuevo en la industria textil

La fibra de carbono está formada por miles de hebras delgadas de carbono que han sido retorcidas para formar un hilo. No olvidemos que un filamento tiene un diámetro de 50 a 10 micras, mucho menos de lo que mide un pelo humano.

Se trata de un material resistente a la corrosión, a la humedad, a la formación de metal-carburos y, además, muy resistente al calor.

Su aspecto es considerado elegante y su textura proyecta lujo en su color negro brillante, por lo que la moda, poco a poco, lo va incluyendo en sus nuevas colecciones. Tiene un aspecto sobrio y discreto, siendo un material bastante permeable en el sentido estético y con tintes bastante elegantes cuando se utiliza en el diseño de todo tipo de productos. Productos con los que personalizar tu día a día y en los que cada vez es más habitual encontrarlo.

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *