10 Cosas que no sabías de la fibra de carbono

La fibra de carbono es un material muy resistente que se usa para multitud de cosas diferentes, pero todavía es realmente desconocido para la mayoría de las personas y probablemente no conozcas muchas de las características que lo hacen un elemento único; descubre las 10 cosas que no sabías de la fibra de carbono. 

1 Un material formado por fibras

El primer dato básico y probablemente desconocido es que la fibra de carbono es un material formado por fibras de 50 – 10 micras de diámetro, fundamentalmente compuesto de átomos de carbono que están unidos entre sí en cristales que son más o menos alineados en paralelo al eje longitudinal de la fibra.

2 Propiedades características

Entre las principales características de la fibra de carbono está su alta flexibilidad, su grandísima resistencia, su bajo peso y su gran tolerancia a las altas temperaturas así que resulta un material realmente versátil con infinidad de usos; aunque no lo parezca se puede utilizar en todo tipo de sectores.

3 Se usa para cosas que no imaginas

Dadas las sorprendentes características que mencionamos de la fibra de carbono, no es de extrañar que este material se utilice para muchas y muy variadas labores como es la industria aeroespacial, la ingeniería civil o su aplicación en materiales militares y deportes de todo tipo.

4 Una estructura atómica

La singular estructura de la fibra de carbono es muy parecida a la del grafito, que se dispone como una serie de láminas de átomos de carbono siguiendo un patrón hexagonal regular, pero a diferencia del grafito este material no tiene un resultado cristalino y quebradizo si no con una gran resistencia.

5 Su capacidad para soportar temperaturas

Una característica sorprendente de la fibra de carbono es la capacidad para soportar ciertas temperaturas, concretamente las fibras de carbono tratadas con temperaturas superiores a los 2.000 grados pueden convertirse en fibras de carbono grafíticas pero no se llegan a destruir.

6 Puede que esté en tu coche

Este material es tan resistente y tan ligero que es fantástico para la construcción de los coches, así que puede que tu coche tenga fibra de carbono para convertirlo en un vehículo más ligero con menos gasto de combustible y por tanto menos agresivo con el medio ambiente e incluso con tu bolsillo.

7 Podría solucionar el almacenaje de energía

Precisamente por el constante uso de la fibra de carbono en la construcción de vehículos, este material se estudia de manera habitual y se está llegando a la conclusión de que podría almacenar energía gracias a sus propiedades y solucionar problemas con el peso de las baterías en coches y aviones.

8 Tiene un aspecto sobrio

Aunque todo esto suene muy industrial y extravagante, lo cierto es que la fibra de carbono tiene un aspecto muy sobrio y discreto, siendo un material bastante permeable en el sentido estético y con tintes bastante elegantes cuando se utiliza en el diseño de todo tipo de productos.

9 Estudios con plantas

Para un mayor trabajo de la fibra de carbono a favor de la naturaleza y la ecología, se está estudiando actualmente la fabricación de este material a partir de plantas para generar una producción más verde, incluso más económica y sin petróleo: la evolución está cerca y tiene este elemento como uno de los protagonistas de nuestro futuro ecológico.

10 El futuro

Gracias a las propiedades de la fibra de carbono y sus ilimitados usos para muchísimas industrias, se prevé un gran futuro para este material y siguiendo los estudios que pronostican una mejora de su productividad y sus costes podríamos estar hablando de un indispensable del próximo siglo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *